Carrocerías Independencia

Carrocerías Independencia, una destacada empresa del sector en Uruguay, ha dejado una huella significativa en la industria de autobuses desde sus inicios en la década de 1930. Su distintivo estilo se evidencia en la forma de las banderolas, siempre de arco alto, y en el parante recto de la puerta de la cabina. Durante la era de los ómnibus de plataforma, la compañía adoptó dos estilos distintos, uno alrededor de 1935 y otro después de 1940.

Las diferencias entre estos estilos incluían la vidriera del pescante trasero, con tres banderolas en el primer estilo y con las tres integradas en un solo arco en el segundo. Además, la cabina presentaba variaciones notables, con una puerta cuadrada y una banderola dinámica en el primer estilo, mientras que el segundo se alineaba con el diseño general de la época, con una puerta de perfil semicircular. En los primeros trabajos, los ómnibuses más antiguos tenían pescante recto, mientras que los aplicados a chasis frontales presentaban la característica "cola de pato".

Durante esta etapa, Carrocerías Independencia también fabricó coches suburbanos, que eran esencialmente versiones cerradas de los vehículos de plataforma, y modelos carreteros más elaborados. La entrada en vigencia en 1947 de un decreto municipal que prohibía la construcción de vehículos de plataforma llevó a la empresa a desarrollar una luneta distintiva, aplicada tanto a suburbanos como a urbanos.

Con la llegada en 1947 del General Motors TDH3610 y de nuevos chasis de motor bajo el piso, como el A.E.C. Mk IV y el Leyland LOPSU-1, Carrocerías Independencia evolucionó sus diseños, inicialmente utilizando armazones de madera. Destacaron los coches diseñados para la C.O.T. sobre chasis FIAT, que también se adaptaron a chasis bajo el piso. Los modelos posteriores, alrededor de 1955, y principalmente sobre chasis Leyland Worldmaster LERT, mostraron una clara inspiración en el General Motors, reflejada en las ventanillas, aletas y lunetas.

Mira tambiénIndustria Carrocera TITAN

Carrocerías Independencia continuó su legado con la construcción de coches carreteros, modelados a partir del General Motors TDH 4104, apodado "Galpón", pero sobre chasis Leyland. Realizó trabajos notables para la Compañía de Ómnibus Canelones Santa Lucía, reproduciendo los A.E.C. Verheul importados por esta compañía con su toque característico en las puertas.

El modelo "gemoide" experimentó una evolución hacia el diseño típico urbano de Montevideo, con 40 asientos y puertas dobles al centro, presentando sutiles diferencias en pequeñas tandas de producción. Los trabajos más recientes en urbanos introdujeron cambios más significativos, con un contorno de carrocería más rectilíneo, un borde de ataque superior aguzado y un parabrisas más grande. La sustitución de la aleta trasera por una ventanilla similar a las demás siguió el nuevo contorno de la trasera.

En la década de 1970, la empresa se embarcó en la renovación de flota, auspiciada por la protección de la industria nacional. Se realizaron nuevos trabajos, especialmente en chasis Mercedes Benz y Scania. Al principio, se copió el diseño del Banda Oriental de la C.U.T.C.S.A. para chasis Mercedes Benz. Luego, se produjo el modelo UCI3178, destinado principalmente al Departamento de Maldonado. Inspirados en el GMCTDH 4905, se desarrollaron los impresionantes "Scenic Jet" o "camellos", conocidos en Uruguay como "Centauro", con versiones para servicios suburbanos (con dos puertas) y carreteros para distancias medias y largas.

Tras estos proyectos, Carrocerías Independencia experimentó un declive hasta su desaparición. Su planta, ubicada en la calle Guaviyú 2875, fue testigo de una historia rica en innovación y contribuciones al transporte público en Uruguay.

Mira tambiénCarrocerías La Victoria

Subir

Utilizamos cookies Más información